viernes, 28 de marzo de 2014

Capítulo XXI- Tus sueños acabarán luchando por ti.



Quizás pienses en estos momentos que nada de lo que estás haciendo tiene sentido, que tarde o temprano no servirá de nada tanto esfuerzo y trabajo, que toda la lucha y la fuerza aplicada es en vano, que nunca mejorarán las cosas, que no conseguirás alcanzar tus metas, que aunque te esfuerces todo te sale mal, que el amor no está hecho para ti, que la felicidad está fuera de tu alcance, que la vida es demasiado dura con las personas que no lo merecen, que eres invisible y nadie te aprecia lo suficiente, que te ahogas en tu propio mar de lágrimas cuando las cosas van mal en vez de buscar una solución, y que a veces la vida no sigue, tan solo pasan los días. Así sin más, sin nada nuevo, sin nada motivador, sin nada que te impulse a seguir adelante. Es cierto que la vida es en ocasiones muy dura con las personas que menos daño merecen, pero ten en cuenta una cosa, que todo pasa por algo. No puedes pararte a pensar que porqué a ocurrido algo o porqué no ha pasado lo que esperabas. Es más, no debes de buscar los porqués. Las cosas pasan porque tienen que pasar. Aunque ahora no lo veas, todo tiene un significado. Tarde o temprano todo lo malo acabará convirtiéndose en bueno. Sé que cuesta creer en ello pero es así. La vida nunca dejará de sorprendernos.
Los obstáculos no dejarán de interponerse en tu camino, pero no por eso debes abandonar. Atrévete a dar un paso hacia delante, a luchar con todas tus fuerzas, para alcanzar tu meta. La vida solo se acaba cuando dejas de soñar, la esperanza cuando dejas de creer, y el amor cuando dejas de cuidarlo. Si luchas por tus sueños, tus sueños acabarán luchando por ti.
Nunca dejes de luchar por algo que realmente quieres. Es duro perder o esperar, pero más duro aún es el arrepentimiento por no haberlo al menos intentado. Recuerda que vale la pena luchar por lo que vale la pena tener. No hay límites para quien lucha hasta el final. Y aunque crees que nadie te apoya en tu camino, que tienes más enemigos que amigos, que estás totalmente solo,… sonríe. Las sonrisas son las armas más poderosas.
No olvides que la vida no está hecha para entenderla, sino para vivirla intensamente.