lunes, 28 de octubre de 2013

Capítulo XV- Rendirse o luchar, tú decides.



La vida intenta ponernos a prueba día a día. Le gusta ver que nos esforzarnos para alcanzar una meta; le gusta vernos sufrir y llorar por haber perdido o no haber ganado algo; le gusta ver como nos las ingeniamos para superar un obstáculo difícil en nuestras vidas;… pero con todo ello solo quiere llegar a un único objetivo: ver si somos fuertes, si merecemos el regalo que ella nos ha ofrecido, una vida.
Ella quiere ver si somos auténticos luchadores que no se rinden pese a las circunstancias en las que nos encontremos, ya sea una enfermedad mortal, una falta económica, o una terrible soledad. Quiere ver si somos capaces de superar cada obstáculo que ella nos ponga en nuestro camino. Aunque a veces digamos: “¿Por qué me pasa esto a mi?” ;“¿Por qué mi vida es un desastre?” ;“¿Por qué vivo si todo me sale mal?”; piensa que la vida te pone un nuevo reto que superar. 
Y ella no quiere que te rindas, solo quiere ver que eres capaz de superar ese reto, ver que has conseguido lo que te has propuesto, ver que nada de lo que haces es en vano. 
Todo pasa por algo. Las casualidades no existen., por eso hay que pensar siempre en positivo. Hay que ver el vaso siempre medio lleno, nunca medio vacío. 
Si la vida ha decidido ponerte un obstáculo en tu camino, es porque sabe que tú puedes conseguirlo. No hay nada imposible. Solo hay que creer en uno mismo, tener fe y fuerza de voluntad.
 Si otras personas han conseguido superar miles de cosas, ¿ por qué tu no? Nadie es más que nadie, todos somos iguales. Por tanto, todos podemos luchar hasta el final.